Síndrome del Túnel Carpiano

¿Qué es?

El síndrome del túnel carpiano una compresión del nervio mediano a nivel de la muñeca, en un túnel por el que transcurre el nervio junto a los tendones que flexionan los dedos de la mano. El aumento de la presión dentro de ese túnel por diferentes motivos puede producir la compresión del nervio. Se manifiesta como calambres o adormecimiento, de predominio nocturno, en la mano.

Esta sensación de hormigueo es más marcada en los dedos cuya sensibilidad es conducida por este nervio mediano: pulgar, índice, medio y mitad del dedo anular. También puede producir debilidad al tomar objetos pequeños, ya que da motricidad a algunos músculos de la mano esenciales para la realización de la pinza de precesión en el agarre.

 

¿Por qué se produce?

El túnel o canal carpiano es un conducto inextensible formado por un ligamento como techo y los huesos pequeños de base de la mano como piso, por donde pasan los tendones que flexionan los dedos y el nervio mediano. En ciertas ocasiones, el engrosamiento de los tendones irritados u otras inflamaciones locales estrechan este espacio limitado, comprimiendo así al nervio mediano.

Distintas situaciones pueden provocar esta compresión; sin embargo, la mayoría de las veces se desconoce la causa que lo produce. El riesgo de padecerlo es tres veces mayor en mujeres que en hombres.

¿Qué se siente?

Los síntomas generalmente comienzan gradualmente y se manifiestan con sensaciones de calor, calambre, adormecimiento, hormigueos o entumecimiento en los dedos, especialmente del pulgar y de los dedos mayor, anular e índice.

En general los síntomas se manifiestan inicialmente durante la noche, en una o ambas manos. Esto puede interrumpir el sueño sintiendo una necesidad de “despertar” su mano sacudiéndola. Con el paso del tiempo los síntomas comienzan a sentirse durante el día. En algunos casos ya no puede distinguirse el frío y el calor a través del tacto.

Puede ocurrir cierta dificultad para realizar tareas delicadas con la mano (coser, abrochar botones, cerrar llaves), y en casos crónicos y/o sin tratamiento, los músculos de la base del pulgar pueden debilitarse o atrofiarse.

 

¿Cómo se hace el diagnóstico?

El diagnóstico y tratamiento tempranos son importantes para evitar daños permanentes al nervio mediano. Un interrogatorio cuidadoso y un examen físico detallado de la sensibilidad, la fuerza y algunas pruebas específicas orientan al médico hacia el diagnóstico preciso.

Puede ser necesario confirmar el diagnóstico por medio de un electromiograma, para evaluar la conducción nerviosa y confirmar el sitio de compresión.

 

¿Cómo se trata?

Como primera medida se indica en general reposo de la mano y de la muñeca afectadas y la utilización de una férula para evitar posiciones forzadas de la muñeca que pudieran empeorar la compresión del nervio, así como el aprendizaje de patrones de uso de la mano. Las férulas de reposo de uso nocturno pueden ser de beneficio, en especial cuando las manifestaciones de noche son incapacitantes y se pueden utilizar fármacos antinflamatorios para aliviar los síntomas.

En cuanto al tratamiento por cirugía, se recomienda generalmente si los síntomas no mejoran con los tratamientos previos. La operación tiene como objetivo descomprimir el nervio mediante la sección del ligamento que forma el techo del túnel.

Aunque los síntomas se pueden aliviar inmediatamente después de cirugía, la recuperación total del túnel carpiano puede tomar meses y hay casos operados en quienes los síntomas no desaparecen.

Cirugía del síndrome del túnel del carpo. Incisión y sección del ligamento anular del carpo.

Cicatriz resultante de la Cirugía del síndrome del túnel del carpo

¿Tiene alguna duda sobre el Síndrome del Túnel Carpiano?

Póngase en contacto con nosotros, estaremos encantados de atenderle.

Contacto